Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Algo de Historia’ Category

 

“Ese apodo nació en La Plata, no en la Boca como muchos creen”. Francisco Pancho Varallo, una de las máximas leyendas que tiene el fútbol argentino y el único sobreviviente del primer Mundial disputado en 1930 en Uruguay, es quien se encarga de recalcar el origen de su seudónimo cada vez que se le presenta la oportunidad. Hoy cumple 100 años y su nombre retumba en cada rincón de Gimnasia y Esgrima La Plata, como así también de Boca Juniors, ya que en ambas instituciones dejó su nombre grabado a fuego por sus insaciables anotaciones en las redes adversarias.

El barrio de  62 entre 26 y 27, de la ciudad de La Plata, lo vio nacer el 5 de febrero de 1910. Su madre se llamaba Teresa Yantorno, su padre Pedro Varallo y sus dos hermanos menores María Luisa y Julio Roberto. A los 11 años comenzó a sentir atracción por la redonda de cuero, ya que sus tíos lo llevaban a ver los partidos que ellos disputaban. Poco a poco el fútbol, o el football como se decía en aquellos tiempos, empezó a formar parte de su vida. No había nada más importante para Panchito que jugar a la pelota pero contaba con la oposición de sus padres, ya que lo consideraban un deporte “brusco en extremo” y temían que le sucediera algo malo.

“¡Varallo es una garantía!” se podía escuchar en las distintas regiones de la ciudad de las diagonales. Entre los que se fijaron en su persona se encontraban los jugadores de 12 de Octubre: Nicolás Negro Ciarmela y su hermano Domingo, quienes con el paso del tiempo se trasformarían en dos amigos inseparables de Pancho. Ellos fueron los que convencieron a sus padres, junto a dos de sus tíos que pertenecían a la institución, para que su hijo de 13 años integrase las filas de su equipo. En la Cuarta División del club jugó como zaguero derecho, pero sus incipientes subidas hacían que se mezcle con los forwards y por tal motivo sus propios compañeros lo colocaron como insider derecho. Al poco tiempo fue ascendido a Primera División, con tan sólo 14 años, para disputar un partido frente a Muelles y Depósitos. Su equipo ganó 1 a 0 y  él convirtió el único gol del encuentro. Sus presencias en el plantel superior ya eran habituales y sus actuaciones iban en ascenso.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

beto

Luego de buscar, buscar y buscar encontré la imagen de uno de los últimos grandes goleadores que vistieron  la camiseta de San Lorenzo y  los gratos momentos que me hizo pasar,  los goles que grité y las jugadas que aplaudí con gran emoción.

Recuerdo cuando volvió a “pilcharse” la “azulgrana”, fue en un partido contra Olimpia de Paraguay, de visitante,  por la Copa Mercosur 2001 y  en aquella noche convirtió el segundo del “ciclón”. Con la ida de Romeo, el “Beto” jugó de titular la final contra Flamengo y se coronó por primera vez con el club de sus amores.

En el 2002, me hizo festejar con la Copa Sudamericana. Cada vez esperaba con más ansias los partidos de San Lorenzo, porque sabía que toda pelota que tocaba iba a inventar alguna genialidad. Sus goles eran más vistosos,  más exquisitos.

Consagrado como campeón e ídolo, sólo restaba llegar a los 100 goles “cuervos” y lo consiguió.  Pero este logro no le bastó y se impuso llegar a los 300 en su carrera como profesional.

Y llegó el día de su retiro, una tarde de invierno, el rival de turno era Vélez pero poco importaba y le sólo le faltaba un gol para llegar a los 300. Y apareció el momento que todos esperábamos, penal para el “ciclón”. El “Beto” lo tenía que patear sí o sí. Al convertir sentí una alegría inmensa,  mi ídolo logró emocionarme.

Por eso elegí esta foto, por todo lo que significó en mi vida el Alberto Federico “Beto” Acosta.

Read Full Post »

La verdad

“Diego vení a sacarnos las papas del fuego”, si esa no fue la frase textual de Alfio Basile hacia Maradona pega en el palo. Argentina venía de una estrepitosa derrota ante Colombia en el Monumental por 5 a 0, en donde cada gol de Faustino Asprilla o Freddy Rincón parecía ser una puñalada al corazón de cada argentino. El equipo del ex defensor de Racing, en la década del ’60, debía ir a un repechaje con Australia para disputarse la clasificación al Mundial de Estados Unidos y Maradona volvió para apagar el incendio.

(más…)

Read Full Post »

bianchitapaelgraficoEs, para mí, el mejor entrenador que tuvo Boca Juniors en su historia. Lo ganó todo y su capacidad como estratega quedó impresa para siempre. Me gusta que ocupe el cargo de manager, porque la marca Carlos Bianchi es sinónimo de eficiencia, transparencia y destacados valores morales. Por eso, rastreando entre las tapas de El Gráfico, me llamó la atención y me recordó amargamente la sensación que experimenté cuando, en el 2001, decidió irse por primera vez del banco de Boca, al no renovar su vínculo -el famoso plantón a Macri en la conferencia de prensa-. Se iba el hombre que, como entrenador, refundó a Boca, le devolvió la prosapia ganadora, conquistó América dos años seguidos y me brindó la mayor alegría futbolera de mi vida: batir al Real Madrid, en Japón, por la Intercontinental. Prometía volver. Y lo hizo, para volver a acrecentar los lauros.

Read Full Post »

49f397d9e0307_300x400

El que ven en imagen es, para mí, uno de los mejores jugadores que tuvo River Plate en su historia. “El Príncipe”, “el uruguayo”, simplemente Enzo Francescoli, ese nombre que tantas emociones le dio a los hinchas Millonarios con su incomparable talento. Alguien que me hacía gritar con sus goles y deleitarme con su juego.

Por eso mísmo, buscando entre las tapas de El Gráfico, encontré ésta que me hizo recordar cuando, en aquella tarde-noche de agosto de 1999, se despedía ante un Monumental colmado de personas y numerosas banderas, agredeciendoles por el cariño que le brindaron durante todos esos años que jugó en la institución. Ese adíos me dio mucha tristeza, porque se iba el hombre que supo ganar todo con River, logró tres campeonatos locales en forma consecutiva (Apertura ’96, Clausura y Apertura ’97) y hasta se dio el lujo de conquistar la tan recordada Copa Libertadores de 1996, algo que nunca se borrará de mi memoria.

El Enzo es, sin dudas, el ídolo de mi infancia, me acuerdo cuando recién comenzaba mirar a fútbol -a los 7 años mas o menos- y lo veía jugar por el televisor de mi casa. Me gustaba su técnica y capacidad de convertir goles hasta en los momentos más díficiles, en que el equipo necesitaba la apariciób de una figura como él. A veces me dan ganas de volver a verlo jugar con la camiseta del Millo, pero sé que nunca voy a olvidar la imagen de su juego.

Read Full Post »